lunes, 30 de noviembre de 2015

¿Un ídolo en casa?

Compartimos el cuento trabajado  en 5º de Primaria con motivo del Día 25 de Noviembre. ¡Enhorabuena seño Maca! Estamos deseando leer los finales que les han dado los alumn@s.


UN ÍDOLO EN CASA...?

Roberto Mesina, así se llamaba....aunque nadie lo conocía por ese nombre.
 Roberto nació en Bellavista, un barrio de Sevilla, hace ya 28 años. De pequeño era un niño muy tímido e inseguro, su madre y su padre  trabajaban durante todo el día en un negocio familiar, un bar de carretera y él se pasaba la mayor parte del tiempo solo Fijaros, aunque parezca increíble desde los 7 años Roberto se hacía él mismo la comida,  sus padres llegaban por la noche tan cansados a casa que se duchaban y directamente se acostaban.
Éste era un día normal en la vida de Roberto: Cuando se levantaba a las 8 de la mañana sus padres ya no estaban en casa, se hacía el desayuno (si tenía ganas) y se vestía para ir al cole, normalmente siempre llegaba tarde y siempre le llamaban la atención delante de sus compañeros haciéndole sentir muy mal desde primera hora de la mañana, casi nunca traía hecho los deberes y sus compis se reían de él, Roberto se sentía tan inferior y tan solo que se  encerraba en sí mismo y no se dejaba ayudar...no confiaba en nadie y no tenía amigos.
Se pasaba todo el recreo solo dando vueltas por el patio escuchando las mofas y risas de los niños y niñas del cole a su paso. Cuando tenía clase de Ed. Física nadie lo quería en su equipo y cuando había que hacer un trabajo en grupo nadie lo escuchaba ni tenía en cuenta... Todos los días al  salir del cole a las dos de la tarde en vez de volver a su casa, en la que no había nadie, casi siempre se quedaba jugando al fútbol en el parquecito de al lado con un vecinito más pequeño que él....su único amigo.
Muchas veces el desánimo hacía que Roberto entre lágrimas intentara compartir con su padre lo que le pasaba en el cole pero él siempre le contestaba lo mismo.....¡¡no llores Roberto!!,¡¡ llorar es de cobardes!! esa frase y la de ¡¡besar es de blandos!! acompañaron a Roberto toda su vida.
Con el paso de los años Roberto cada vez notaba más la diferencia con el resto de su compañeros de nivel, tanto es así que repitió curso en 4º de primaria y se convirtió en el alumno mayor de su nueva clase.… entonces se dio cuenta que esa diferencia de edad hacía que el resto de sus compis lo miraran con respeto, por lo que decidió dejar de ser el niño tímido del que todos se aprovechaban para convertirse en el gallito de la clase, comprobó que asustando e intimidando a los niños más débiles (como habían hecho con él) se sentía fuerte y poderoso, - ya nadie más le haría daño, pensó Roberto y decidió que así se vengaría de todos los que le habían hecho sufrir.
Roberto se convirtió en un adolescente conflictivo, trataba mal a sus padres pues les echaba en cara que nunca le habían cuidado ni dado cariño y se negaba a estudiar y a trabajar, muchos días se saltaba el Instituto y se iba a jugar al fútbol ...su única pasión desde pequeño, lo hacía en un descampado cerca de la ciudad deportiva del Betis.
Un día de estos pasó algo increíble. Cuando Roberto estaba jugando en el descampado un ojeador deportivo que salía de la ciudad deportiva lo vió. El ojeador no daba crédito a su visión, nunca había visto tanta destreza y facilidad con el balón, entonces sin pararse a pensarlo lo llamó y le invitó a hacer una prueba para entrar en el Málaga .
En pocos meses Roberto empezó a sonar en el mundillo del deporte, salía casi a diario en las televisiones, los Manolos no paraban de hablar de él y su caché subió como la espuma. Empezaron a compararlo con Ronaldo o con Messi y un equipo extranjero se interesó por él haciéndole una oferta irresistible. Entonces decidió ponerse un nombre profesional que sonara mejor unió su nombre: Roberto y su apellido: Mesina y se llamó Romesi.
El éxito y la popularidad aunque nos parezca increíble hicieron que Roberto se sintiera cada vez más inseguro, todos querían ser su amigo, arrimarse a él y Roberto no podía dejar de pensar que  lo hacían por interés pero que en realidad nadie lo apreciaba y valoraba de verdad.
Un día Romesi y sus compañeros de equipo participaron en un maratón deportivo con un objetivo benéfico, se trataba de recaudar fondos para una asociación de  niños/as sordomudos. Al llegar al maratón el presidente de su club le presentó a la presidenta de la asociación, una señorita llamada Belén que también era sordomuda y que iba acompañada de su hermana una atractiva joven llamada Ana.....en el momento que Roberto vió a Ana sintió un flechazo y afortunadamente para él ella también lo sintió. Desde ese día Roberto y Ana fueron inseparables, ella iba a verlo en los entrenamientos y él la acompañaba a ella a todas partes. En un par de meses decidieron hacer oficial su relación y comenzaron a organizar su boda...¡¡¡la boda más cara de la historia!!! asistieron los  personajes más célebres del mundo del deporte: Nadal, Mesi, Ronaldo, Pau Gasol, …... y al día siguiente no había revista que no anunciara la boda en su portada: Hola, Lecturas, Pronto....
El primer mes de vida en común fue maravillosos, Roberto se deshacía en mimos y detalles con su esposa y ella cada vez estaba más enamorada, vivían en una continua luna de miel.
Pero un día pasó algo que dejó huella en la pareja. A Ana le surgió un trabajo fuera de España, tenía que ir como representante de  su asociación a un congreso de lenguaje de sordos (ella era una experta en ese lenguaje, pues desde chica lo aprendió para poder comunicarse con su hermana Belén), cuando se lo contó ilusionada a Roberto la primera reacción de él fue gritarle a la cara lo siguiente: - Qué pasa que no hay nadie mejor que tú para representar a la asociación.. ¡¡¡si no sabes ni hablar en público!!!... Ana se quedó helada, Roberto nunca antes le había gritado ni la había hecho sentir tan poca cosa ... no podía comprender qué le estaba pasando .... ese no era el hombre del que se había enamorado. Roberto se arrepintió rápidamente del trato que le había dado a su mujer y al día siguiente le llenó su casa de rosas rojas, aun así  Ana se fue de viaje pero a la vuelta todo había cambiado, Romesi no paraba de preguntarle con quién había estado todo el tiempo y de interrogarle como si fuera un policía lo que había hecho minuto a minuto. No confiaba en ella … en realidad Roberto no sabía confiar .... nunca le habían enseñado a hacerlo. Necesitaba tener el control de todo y el hecho de no tenerla localizada siempre le volvía loco. El caso es que él hacía lo que quería. Cada vez llegaba más tarde a casa y cuando lo hacía venía bastante alegre y trataba a Ana como a su criada, le exigía que tuviera la comida preparada y caliente y si no estaba a su gusto le gritaba si piedad acusándola de ser una mala ama de casa. Romesi achacaba su mal hacer a que pasaba demasiado tiempo fuera y empezó a presionarla para que dejara su trabajo :- pero si no lo necesitas, estás con uno de los hombres más ricos del mundo, le repetía sin parar y se reía de ella cuando intentaba explicarle que la necesitaban en su trabajo:
- ¿Necesitarte a ti?, si lo que tú haces lo hace cualquiera con los ojos cerrados.
Roberto ridiculizaba tantas veces a Ana que ella empezó a creer de verdad que no valía nada y que era super afortunada por ser la esposa de un ídolo del deporte. Comenzó a faltar al trabajo y a los ensayos de su grupo de música, el grupo en el que cantaba a dúo con su hermana Belén, uno de los pocos grupos españoles enfocado a que los sordomudos también puedan disfrutar de la música.
Este comportamiento de Ana empezó a preocupar a su hermana Belén, Belén no era tonta y veía el efecto tan nocivo y perjudicial que Romesi estaba causando en Ana, por lo que  no paraba de recordarle que era una mujer muy valiosa, una cantante maravillosa y que no podía decepcionar a sus fans. Estas alabanzas causaron efecto y gracias a ellas Ana se llenó de valor para decirle a Romesi, que no iba a dejar su grupo de música...lo malo es que no escogió el mejor momento, lo hizo una noche a su llegada a casa, él volvía mareado como casi todas las noches y al escuchar las palabras de su mujer montó en cólera, cogió los platos de la cena y los estrelló en la pared gritando a pleno pulmón: -¿ pero tú quien te has creído que eres, desobedeciéndome?, harás lo que yo te diga, quieras o no y de un portazo abandonó el comedor.. Ana se quedó temblando acurrucada en una esquina de la habitación, esa noche durmió en el sofá y a la mañana siguiente cuando escuchó el portazo de la puerta de la calle que le anunciaba que Romesi se había marchado a entrenar comenzó a hacer su maleta a toda prisa decidida a abandonar la casa. Cogió su maleta un abrigo y al intentar salir descubrió aterrada que Romesi la había encerrado dentro de la casa echando la llave desde fuera. El horror se apoderó de ella y durante unos momentos se quedó totalmente paralizada, cuando por fin volvió a recuperar su autonomía se dirigió al teléfono y llamó a su hermana Belén que en 15 minutos se presentó en casa en compañía de un cerrajero que abrió la puerta y le dio la libertad que ella tanto ansiaba. Ana se refugió en casa de su hermana donde reflexionó durante días qué quería hacer con su vida.......................................................................................
EL FINAL DE ESTA HISTORIA LO DECIDES TÚ.....................



Macarena Gómez Wasaldúa

No hay comentarios:

Publicar un comentario